La falta de agricultores no tradicionales tiene paralizada la adaptación de los cultivos al cambio climático

La falta de conocimiento sobre la agricultura no tradicional tiene aguantada la adaptación del sector agrícola al cambio climático, dejando los cultivos de la mayoría de los agricultores del país en riesgo de ser destruidos nuevamente por el cambio climático, como ocurrió en el 2017 con los huracanes Irma y María.

Una encuesta realizada a 11 agricultores confirmó que la mayoría de los agricultores no saben cómo trabajar con los sistemas hidropónicos acuapónicos o aeropónicos (con una respuesta afirmativa de 54.5%).

Sin embargo, la falta conocimiento sobre los cultivos no tradicionales y las tecnologías asociadas con él no les sorprende a los expertos. Ya que el Censo de Agricultura del 2017 señala que la edad promedio del agricultor de Puerto Rico es 60 años. “El agricultor tradicional se dedica a trabajar la tierra. No tiene tiempo de irse a hacer otras cosas. Este agricultor tiene una línea de pensamiento muy distinta que no piensa en una agricultura distinta. Solo piensan en trabajar la tierra, en lo que ama, en lo que cree, lo que ha conocido probablemente durante toda su vida”, explicó la profesora de economía agrícola de la Universidad de Puerto Rico de Mayagüez Mirna Cortés.

Con esto en mente, la adaptación de los cultivos agrícolas al cambio climático recae en los agricultores que tienen menos de 59 años. La agricultora hidropónica Melva Fortuna de la Finca el Cilantro explicó que ella no estudió agronomía en la universidad, sino que pagó para participar de talleres de capacitación y cursos sobre la hidroponía por un costo aproximado de $300 cada uno. Según el Censo de Agricultura del 2017 la mayoría de los agricultores no llegaron a obtener una educación universitaria. “Esto quiere decir que la educación de los agricultores recae en qué cursos y talleres de capacitación hay disponibles”, explicó la expresidenta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico, Alba Brugueras.

La falta de interés de los agricultores para aprender a trabajar con los cultivos no tradicionales se debe a que producir estos cultivos tienen un costo más elevado. “La inversión que se tiene que hacer para establecer una finca no tradicional es más elevado y el mantenimiento también al tener que controlar el ambiente”, agregó Cortés. También los expertos intuyen que la falta de interés también se debe a que la edad promedio del agricultor del país es de 60 años como reveló el Censo Agrícola del 2017.

Falta de Estadísticas

Ante la falta de estadísticas actualizadas sobre la agricultura en Puerto Rico se desconoce con exactitud la cantidad de agricultores hidropónicos, acuapónicos y aeropónicos en la isla actualmente. Pero según la División de Estadísticas Agrícolas del Departamento de Agricultura hay 160 agricultores hidropónicos en todo el país.

La falta de realización y recolección de datos estadisticos en el país cada vez se hace más evidente con las tomas de deciciones del gobierno. Luego de que Ramón González Beiró tomó su posición como Secretario del Departamento de Agrícultura no habló de inovación ante los datos que confirman que el calentamiento climatico continuará empeorando. En su lugar el secretario ha pueso en marcha algunas ayudas para los agricultores actuales para que continuen realizando sus cultivos de manera tradicional.

En una entrevista con el investigador y director del Caribbean Climate Hub William Gould se confirmó que el Secretario de Agricultura no habló con Gould para saber el estado del cambio climático en el país antes de hacer su Plan Estratégio para crear ayudas para los agricultores.

La falta de datos y estadísticas actualizadas en Puerto Rico es un problema que continúa pasando desapercibido. Como quiera, el gobierno de Puerto Rico toma deciónes sin tener datos de las sitcuaciones actuales. Luego de la pandemia esta toma de decisiones sin datos fue evidente en varias áreas.

“No les hemos dado las herramientas adecuadas (al sector agrícola), los fondos no llegan a donde tiene que llegar…”, sostuvo Brugueras quien explicó que es un reto hacer que los pequeños y grandes agricultores tengan las mismas oportunidades y recursos para establecer una finca adaptada al cambio climático. Sin embargo, a pesar de que el pequeño agricultor difícilmente puede adaptar sus cultivos al cambio climático ahora se le deben de dar las herramientas para que crezca a través de la capacitación.

“El sector agrícola, es un sector que todos hemos abandonado en el país y que lo mantenemos porque tenemos que tenerlo. Lo mantenemos con este tipo de romanticismo. Como esto, pues, lejos, una tradición y ahí es que está el problema: en ese pensamiento. Que no lo vemos como una forma de negocio viable, rentable, como un sustento para las familias, para crear empleos en el país, como una forma de emprender”, indicó Brugueras explicando las estrategias del gobierno en su intento de aumentar la producción agrícola. “Tenemos que crear las condiciones de infraestructura para poder entonces promover el sector agrícola más a allá de los mercados, más allá de crear una feria agrícola y de seguir con el romanticismo. Tenemos que reinventarnos”

Fusion Farms y Farm in the City son las únicas 2 fincas que se han podido identificar cuyos cultivos operan en un ambiente controlado en instalaciones adaptadas al cambio climático.

Author: Angélica Suárez