Puerto Rico, la Isla del Encanto y sus Pasatiempos

Puerto Rico, la isla del encanto como muchos le llaman; tiene una gran variedad de pasatiempos dentro de su cultura.
17
Oct

Pasatiempos dentro de la cultura puertorriqueña

1. Las peleas de Gallo

Según escritos, en Puerto Rico se llevan realizando las peleas de gallos desde 1782, aproximadamente.  Por lo que, podemos considerar dicha práctica parte de la cultura puertorriqueña. Ya que podemos encontrar desde algún tío, padre o abuelo que degusta de apostar, hasta los familiares que aman criar los gallos.

En esta práctica no solo se puede observar la diversión, sino que representa un ingreso de al menos $87 millones anuales para la economía del país. Siendo las galleras (alrededor de unas 90 galleras en la isla) uno de los lugares más visitados en el país, generando así algunos 12,500 empleos para la población.

Es tanto el ingreso que generan las galleras que, en febrero de este año, se propuso un proyecto para lograr que el turismo promoviera las peleas de gallos.  Demostrando que sería beneficioso para la creación de mayor empleo y para el resurgimiento del área turística en el centro de la isla.  Esto como medida para lograr un renacimiento de estos pueblos después del paso del huracán María.

Aunque por lo antes mencionado parece que todos son beneficios, la realidad es que no.  Las peleas de gallos pueden ser catalogado como un tipo de deporte, pero en realidad pueden llegar a ser un proceso cruel para estos animales.  Por lo que en pasadas ocasiones se intentó prohibir dicho deporte en la isla.

Como opinión: las peleas de gallos, aunque son uno de los pasatiempos populares en la isla, pueden ser de gran controversia ya que muchos lo ven como crueldad animal, pero otros lo ven como un deporte y gran oportunidad de negocio, además de la creación de empleos y el resurgimiento turístico de algunas partes de la isla.

2. Ir de chinchorreo por la isla

Si de algo se caracteriza el puertorriqueño es por su gran degustación por la comida.  Sobre todo, por la comida frita. Para ello siempre hay algunos lugares que se pueden visitar alrededor de la isla y al aire libre para degustar de estos famosos manjares.

No hay nada más típico que un “puertorro” disfrutando de una buena comida, en domingo después de la iglesia.  Ir a comer en alguna parte de la isla con la familia es otro pasatiempo muy bien visto en Puerto Rico.  También está ir a comer, al salir de la playa o el río y degustar de los manjares de la comida frita recién preparada en algún negocio al aire libre.

Foto tomada de: Reportaje escrito por – Bárbara J. Figueroa Rosa / Primera Hora

Este tipo de comida pueden ser visto desde en restaurantes hasta en los famosos “food truck”.  Esto para las personas que desean esperar hasta para las personas que solo van de paso.  Sin embargo, no significa que la degustación y la calidad se pierda.  Por algo siempre hay una gran variedad de lugares a los que se puede ir con sus filas de espera, claro está.

Alrededor de la isla podemos encontrar diferentes degustaciones en diferentes formatos de presentación. Desde un plato de comida criolla hasta una mezcla de comida internacional con un toque de sabor puertorriqueño.  Esto para  llamar la atención al público natal y a su vez, atraer población turística.

Al ser de gran auge, la comida en este tipo de lugares crea una alta demanda de empleo.  Sin embargo, con el paso del Huracán María, alrededor de 4,000 negocios cerraron sus operaciones hasta nuevo aviso y unos 2,000 se mantienen en operación.  Dándole a sus empleados unas 24 horas de trabajo como inicio para lograr nuevamente sus 40 horas a la semana según aumente la clientela (datos que lo más probable ya deben ser actualizados al año del paso del fenómeno).

Aunque el paso del huracán afecto la mitad de estos negocios, muchos no desaprovecharon, se reinventaron y la población no quedó desatendida.  Al momento los famosos chinchorros abiertos, manejan una gran cantidad de clientes y más los fines de semana.  Esto demuestra que, a pesar de la tormenta, el puertorriqueño siempre va a apreciar degustar de su buena comida y ¿por qué no? también personas extrangeras.

3. “Jangueos” en Placita

Si de pasatiempos se refiere, uno muy bueno en la isla es: El Baile.  No cabe la menor duda que el ritmo se lleva en la sangre y cada puertorriqueño, ama a su manera bailar o disfrutar de escuchar y cantar la música.

Foto tomada de: Artículo escrito por – Colorín Colorado / El Calce.

Un buen lugar para poder apreciar la música es Santurce, donde sin dudar los fines de semana es el centro del área metro y sus allegados.  En este lugar puedes encontrar diferentes centros ya sea para bailar, jugar billar, beber y todo al ritmo de la música que se encuentra de moda o de antaño.  Esto para llamar la atención no solo de los espectadores más jóvenes sino también de personas con gustos más clásicos, salseros, merengueros y demás.

Un muy buen lugar para pasar la noche entre amistades, compañeros de trabajo y ¿por qué no? en pareja.  Con horario de entrada y no de salida, el puertorriqueño disfruta de unas buenas canciones tanto en vivo como en pista mejor conocidad como  las canciones que el DJ de la noche toca.

Sus locales en conjunto con la plaza del mercado hacen de La Placita, un lugar agradable para toda la familia dependiendo los horarios claro está.  Por el día puedes apreciar las calles, los negocios de comida y hasta una que otra música en vivo mientras comes de una exquisita comida.  Ya en la noche puedes degustar, cantar y bailar la música popular entre jóvenes (adolecentes) y adultos (limitando esto sí, el paso de menores por seguridad y horario).

No obstante, Placita se ha convertido en cuna para las primeras presentaciones en vivo de muchos artistas del genero popular (urbano).  Ha contado con la presencia de varios cantantes de trap con su más reciente aparición, el cantante Bad Bunny el cual dio auge a un gran sin número de visitas a los locales la noche de su aparición.  Esto generando muchos ingresos para los negocios y una gran cantidad de clientela tanto nativa como extranjera.  Convirtiéndose así uno de los pasatiempos de fin de semana para los puertorriqueños y turistas. Por esto y mucho más, La Placita de Santurce es un muy buen lugar para relajarse y distraerse de la rutina por un buen rato.

Leave a Reply