Historia hecha petate

Sabana Grande, conocido por muchxs como la “Ciudad del Petate”, es uno de los 78 pueblos por descubrir de Puerto Rico.

Según algunos historiadores, Sabana Grande fue fundado en 1808 mientras que para otros el año oficial es 1813 ya que coincide con la fecha de su primer registro documental. El 21 de diciembre de 1814, Pedro de Acosta tomó posesión como primer teniente de guerra del municipio (fotografía de la entrada de Sabana Grande).

El municipio es reconocido como el “Pueblo de los Prodigios” y como la “Ciudad del Petate”. El petate es un tejido grueso que se hace de un tipo de palma que crece en Sabana Grande (fotografía de la Casa Alcaldía).

Cuenta una leyenda que la Virgen del Pozo se le apareció a varios niñxs en el barrio Rincón de Sabana Grande desde el 23 de abril hasta el 25 de mayo de 1953. Desde entonces, han sido muchas las personas que han visitado el pozo para rezar y sanarse con su agua (fotografía de la Parroquia San Isidro Labrador).

El municipio colinda al norte con Maricao, al sur con Guánica, al oeste con San Germán y al este con Yauco. Por su ubicación, geográficamente pertenece a la región de los Valles Costeros del Oeste (fotografía de la Plaza Pública).

El primer aviador de Puerto Rico, Félix Rigau Carrera, y el primer soldado puertorriqueño que murió en combate en la Primera Guerra Mundial, Ángel Santos Damián, eran sabaneños (fotografía de la Plaza de la Recordación).

La bandera de Sabana Grande cuenta con los colores verde y amarillo alternados entre sí. En el centro tiene el escudo municipal, que incluye el rastrillo y la pala que aluden a San Isidro Labrador (fotografía del escenario de la Plaza Pública).

El pueblo cuenta con diversos lugares de interés, entre ellos el Museo de Historia Sabaneña, el Bosque Estatal de Susúa, la Hacienda Quilinchini y el Santuario de la Virgen del Rosario del Pozo (fotografía del Museo de Historia Sabaneña).

Algunos historiadores sostienen que Pedro de Acosta donó sesenta cuerdas de terreno para el desarrollo del pueblo. Allí construyeron la Casa del Rey, la Casa del Cura, una plaza, una carnicería y un cementerio (fotografía del Terminal de Transportación Pública).

Sabana Grande vio nacer a Adalberto Rodríguez Torres, conocido como Machuchal, uno de los humoristas más exitosos a nivel nacional en la segunda mitad del siglo XX. Durante sus años activo, recibió importantes premios del ámbito actoral, entre ellos el Agüeybana de Oro, el Cordero de Oro, el Yunque de Oro y el Premio Candilejas instituido por La Prensa de Nueva York (fotografía del Teatro Adalberto Rodríguez Machuchal).

El nombre del municipio proviene de sus características geográficas. La palabra “savana” era usada por los indígenas para indicar una gran llanura cubierta con algo de yerba (fotografía del Parque Rafael D. Milán).

Imágenes de Carolina Lugardo Martínez.

Author: Carolina Lugardo