¿Seguiremos siendo 100×35?

¿Se han preguntado cuáles son las medidas geográficas actuales de Puerto Rico?

Olga Domínguez muestra imagen del 1968 de una playa del sector Stella.

En Rincón, Puerto Rico hay un estado de vigilancia ya que las costas van perdiendo terreno por causa de los frente fríos y los fenómenos atmosféricos. A esto se suma la nostalgia de los residentes al verse obligados de abandonar sus hogares. 

Cuando se trata de un país rodeado por agua, la belleza de las playas y el clima tropical que emana de las costas es un gran atractivo turístico que contribuye al desarrollo económico, sin embargo, para mantener a flote esta industria hay que tomar en cuenta los constantes cambios climáticos que han pasado por la isla a través de los años, al igual que los procesos naturales que están alterando su estado geográfico.

En la actualidad, el fenómeno de la erosión costera es un problema apremiante que afecta la seguridad ciudadana y a los comerciantes, y el paso de los ciclones Irma y María en el año 2017 dejaron secuelas que duplicaron la gravedad de este asunto.

Residentes del sector Stella del municipio de Rincón coinciden en que la reducción de las costas es alarmante. Olga Domínguez de 88 años, expresó que el condominio aledaño a su hogar ya no recibe la cantidad de turistas que se hospedaban para vacacionar porque “ya no hay playa”.

Una de las problemáticas es que los propietarios o dueños de hogares no contaban con requerimientos para la protección de sus propiedades, luego del Huracán María se comenzó a tomar acción. Ernesto L Díaz, Director del manejo de costas y cambio climáticos, explicó acerca de la nueva acción.
Sandra Caro Caro, propietaria del Hotel Villa Cofresí, compartió su experiencia de su hotel y el efecto de la erosión de las costas. 

Finalmente, Bolivar Pagán, un hombre que lleva residiendo en la zona por un periodo de 50 años, comentó a este medio la desemejanza de lo que era una playa apta para bañistas y lo que es hoy una preocupación que los mantiene alejados de la tranquilidad al pensar en la posibilidad de que ocurra otro fenómeno atmosférico y culminen perdiendo sus hogares.

Author: Lynaitza Alicea

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *